Así, se establecen como conductas que afectan la convivencia en los establecimientos educativos y por lo tanto no deben efectuarse:

Consumir bebidas alcohólicas, portar o consumir sustancias psicoactivas - incluso la dosis personal- en el espacio público o lugares abiertos al público ubicados dentro del área circundante a la institución o centro educativo de conformidad con el perímetro establecido por el alcalde y la respectiva reglamentación.

Facilitar o distribuir sustancias psicoactivas –incluso la dosis personal– en el área circundante a las instituciones o centros educativos, de conformidad con el perímetro establecido por el alcalde y la respectiva reglamentación.

Haga click para ver el documento aquí