De esta manera, tiene por objeto establecer los criterios técnicos constructivos y de seguridad mínimos que deben cumplir los establecimientos e inmuebles con piscinas, con el fin de proteger a los bañistas, usuarios y comunidad en general.

Así, las disposiciones contenidas en esta norma aplican a:

1. Piscinas de uso colectivo abiertas al público en general, que son aquellas que se ubican en centros vacacionales y recreacionales, escuelas, entidades o asociaciones, hoteles, moteles o similares.

2. Piscinas de uso restringido no abiertas al público en general, que son aquellas ubicadas en instalaciones como clubes privados, condominios, conjuntos residenciales, y propiedad horizontal.

3. Piscinas de propiedad unihabitacional, que son aquellas ubicadas en inmuebles que no hacen parte de aquellos descritos en los numerales 1 y 2.

Igualmente, el piso del estanque de piscinas es el área de mayor profundidad, donde se ubican los drenajes de fondo, no debe tener desnivel o diferencias de alturas mayores del 10%, al igual que los corredores sumergidos que generan salientes en las paredes, los pisos deben tener superficie uniforme, sin resaltos o filos, y además recibir mantenimiento permanente. Adicionalmente, los pisos en los corredores sumergidos deben ser antideslizantes y de fácil limpieza. Para piscinas infantiles el desnivel no debe superar el 6%.

Por último, todo establecimiento de piscina de uso colectivo exceptuando los moteles, deberá contar con personal salvavidas durante las horas de prestación del servicio de tal manera que se pueda controlar la seguridad de los bañistas. Se deberá contar con un salvavidas en cada estanque de piscina, cuya superficie no supere los 312 m2 de película de agua. A partir de esta medida o fracción, se requerirá de un salvavidas adicional y así sucesivamente.

De este modo y debido a las implicaciones que la iniciativa pueda tener para el gremio, lo invitamos a enviar sus comentarios a más tardar el día 2 de septiembre de 2021.

HAGA CLICK PARA VER EL DOCUMENTO