Así mismo, recalcó que de acuerdo a lo previsto en el numeral 24 del artículo 476 del Estatuto Tributario, se evidencia que el legislador no limitó su aplicación frente a la ubicación del equipo objeto de reparación, más allá de que sea a distancia, es decir, mantenimiento que se realiza sin contar con la presencia física de los participantes en un mismo lugar.

Ahora bien, vale recordar que el pronunciamiento sucesivo de cada operación vista de manera individual frente a los efectos de la causación del impuesto sobre las ventas, dependerá de muchos factores adicionales que se pacten a través de cada negocio jurídico entre las partes, ya que, no es posible que la DIAN entre a establecer de manera general su no causación dado que los elementos contractuales no están completamente presentados.

Haga click para ver el documento aquí