La norma precisa que, con relación al año gravable 2018, no estarán obligados a declarar renta, entre otros, los asalariados cuyos ingresos provengan, por lo menos en un ochenta por ciento (80%), de pagos originados en una relación laboral o legal y reglamentaria, siempre y cuando se cumplan la totalidad los siguientes requisitos adicionales:

Haga click para ver el documento aquí