El segundo pico de la pandemia cambió el panorama de lo que sería el arranque de 2021 en la capital. Faltando pocos días para finalizar 2020, la alcaldesa Claudia López se mantenía en que este 25 de enero comenzaría la semipresencialidad en los colegios públicos. Incluso llegó a decir que cuando se absorbiera el impacto epidemiológico que implicaba esa acción, negocios que seguían cerrados, como los bares, comenzarían sus pilotos de reactivación.

Con el año nuevo ese anuncio cayó en la incertidumbre. Los contagios se dispararon tras las festividades decembrinas y la ocupación de camas UCI se acercaba al límite. El Distrito tuvo que decretar nuevas cuarentenas y, por consiguiente, aplazar el proyecto de la semipresencialidad, por lo menos hasta que se levante la alerta roja.

Aunque hay quienes advierten los efectos negativos que tiene extender la virtualidad en los colegios, como los de índole académico y económico, las cifras muestran que no es momento de correr riesgos, pues la ocupación de camas UCI destinadas a pacientes COVID-19 se mantiene en 93,2 %, mientras que la capital ya supera los 538.000 casos confirmados, de los cuales 646,5 se encuentran activos por cada 100.000 habitantes, es decir, unos 52.000 en toda la ciudad.

La promesa del Distrito, comunicada desde la Secretaría de Educación, es que se continuará con las apuestas para volver a la presencialidad, con protocolos de bioseguridad. López también ha comunicado que si no se consolida ese paso, persistirá el incremento en la brecha laboral entre mujeres y hombres, la cual, entre septiembre y noviembre de 2020, fue de 5,7 puntos porcentuales, ya que mientras el desempleo para ellos fue del 14,6 %, para ellas fue del 20,3 %.

Fuente: https://www.elespectador.com/noticias/bogota/los-temores-de-prolongar-la-virtualidad-en-los-colegios/