De esta manera, con el fin de resguardar los derechos fundamentales a la vida, la salud y el goce de un ambiente sano, se establecen medidas orientadas a la reducción de la producción y el consumo de plásticos de un solo uso en el territorio nacional, se dictan disposiciones que permitan su sustitución gradual por alternativas sostenibles y su cierre de ciclos, y se establecen medidas complementarias.

Así, para los fines de la presente ley deberán aplicarse los siguientes principios, consagrados en la normatividad vigente:

  1. Principio de Precaución.
  2. Principio de Prevención.
  3. Principio de Progresividad.
  4. Principio de Responsabilidad Compartida.
  5. Principio de Responsabilidad Extendida del Productor.
  6. Principio In Dubio Pro Natura.

Igualmente, la prohibición y sustitución gradual aplica para determinados productos plásticos de un solo uso, dentro de los cuales encontramos los siguientes:

  1. Bolsas de punto de pago utilizadas para embalar, cargar o transportar paquetes y mercancías, excepto aquellas reutilizables o de uso industrial.
  2. Bolsas utilizadas para embalar periódicos, revistas, publicidad y facturas, así como las utilizadas en las lavanderías para empacar ropa lavada.
  3. Rollos de bolsas vacías en superficies comerciales para embalar, cargar o transportar paquetes y mercancías o llevar alimentos a granel, excepto para los productos de origen animal crudos.
  4. Envases o empaques, recipientes y bolsas para contener líquidos no preenvasados, para consumo inmediato, para llevar o para entregas a domicilio.
  5. Platos, bandejas, cuchillos, tenedores, cucharas, vasos y guantes para comer.
  6. Mezcladores y pitillos para bebidas.
  7. Soportes plásticos para las bombas de inflar.
  8. Confeti, manteles y serpentinas.

Para mayor información acceder al documento que se acompaña.