De esta manera, tiene por objeto aumentar la competitividad del sector agropecuario a través del desarrollo de entornos apropiados para el sostenimiento de negocios rurales, el fortalecimiento de la provisión de bienes y servicios sectoriales, el aumento en la productividad total de los factores (PTF), y el desarrollo de mercados agrícolas eficientes para que todos los productores del sector puedan participar en los mercados globales de manera sostenible mejorando sus condiciones de vida.

Así mismo, proponen cuatro objetivos específicos adicionales, dentro de los cuales encontramos:

  1. Impulsar entornos apropiados para el desarrollo y sostenimiento de negocios rurales, de manera que sean seguros, permitan la planificación de instrumentos de ordenamiento territorial, una gestión eficiente del uso del suelo, y promuevan la formalidad laboral para mejorar la competitividad del sector agropecuario.
  2. Aumentar la provisión de bienes y servicios para mejorar las capacidades y competencias de los productores agropecuarios y priorizar el desarrollo de infraestructura productiva con el fin de impulsar la competitividad sectorial.
  3. Aumentar la productividad total de los factores en el sector agropecuario, forestal y pesquero mediante el fomento de la CTeI agropecuaria, el crédito, el fortalecimiento de la agrologística, la adaptación climática del sector y la inclusión productiva para fortalecer la competitividad sectorial.
  4. Desarrollar mercados agrícolas, forestales, pecuarios, pesqueros y acuícolas eficientes a través del uso y apropiación de la información sectorial, de la reducción de la intermediación en la comercialización por medio de la agricultura por contrato, y puesta en marcha de la política nacional de insumos agropecuarios, para reducir las fallas de los mercados agropecuarios.

Para mayor información acceder al documento que se acompaña.