De esta manera, tiene por objeto afianzar el desarrollo sostenible y resiliente de las áreas urbanas, bajo un enfoque urbano-regional, a través de instrumentos de gestión ambiental que conservan la biodiversidad y sus servicios ecosistémicos, mejoran la calidad ambiental, y contribuyen a la gestión del cambio climático en favor del bienestar humano.

Así, encontramos cuatro objetivos específicos, dentro de los cuales encontramos:

  1. Establecer y consolidar instrumentos para la gestión del conocimiento sobre ciudades sostenibles, resilientes, competitivas e inteligentes que articulen experiencias locales, regionales, nacionales e internacionales como insumo para la toma de decisiones y aplicación de buenas prácticas.
  2. Mejorar la efectividad en la incorporación de variables ambientales y de sostenibilidad en la planificación del desarrollo de las ciudades, con enfoque urbano regional a múltiples escalas, nacional, regional y local.
  3. Fortalecer la gobernanza ambiental, los espacios de coordinación institucional y la participación efectiva de actores públicos, privados y de la sociedad civil en la gestión ambiental urbano-regional.
  4. Generar cambios transformadores de la calidad ambiental urbana en temas estratégicos articulados con políticas existentes, enfocados en la transición hacia la sostenibilidad de las ciudades.

Por último, como resultado del diagnóstico de la problemática, y con base en los insumos técnicos y consultas realizadas durante el proceso de ajuste de la Política de Gestión Ambiental Urbana, se agruparon los problemas y necesidades de la gestión ambiental urbana en cuatro temas principales, cada uno de los cuales condujo al planteamiento de un objetivo específico y generó a su vez un componente de esta política pública.

De este modo y debido a las implicaciones que la iniciativa pueda tener para el gremio, lo invitamos a enviar sus comentarios a más tardar el día 28 de junio de 2022.