De esta manera, tiene por objeto mejorar las condiciones y capacidades de los actores culturales y creativos para consolidar el papel transformador de la economía naranja en el desarrollo sostenible de los territorios a través de la promoción de los derechos culturales, y el trabajo en red.

Así, cuenta con cuatro objetivos específicos dentro de los cuales encontramos:

  1. Promover la identificación y el reconocimiento del valor cultural y económico de las expresiones artísticas, culturales y creativas para visibilizar su potencial de transformación.
  2. Mejorar la articulación entre actores públicos y privados y la información sectorial para la adecuación del marco institucional y los instrumentos de política.
  3. Mejorar las condiciones de entornos y económicas para la sostenibilidad de los sectores culturales y creativos.
  4. Aumentar la participación en las cadenas de valor, así como la asociatividad entre los actores, para incrementar la circulación de bienes y servicios culturales y creativos.

Para mayor información acceder al documento que se acompaña.