Así, en ejercicio de las funciones de inspección y vigilancia y luego de haber desplegado acciones de vigilancia preventiva, tendientes a recordar a los proveedores de este sector la vigencia de las normas que contienen las obligaciones en materia de información de precios, la Superintendencia procedió a la verificación del cumplimiento de las mencionadas normas en 30 establecimientos de Bogotá, en los cuales se encontró que la mayoría de estos, estarían vulnerando los derechos de los consumidores, por conductas como las que se describen a continuación:

  1. Los establecimientos, no están informando a los consumidores la totalidad de los productos que se comercializan, mediante ninguno de los sistemas de información pública de precios, ni de las herramientas tecnológicas implementadas de manera adicional como código QR.
  2. No están informando los precios de los productos mediante ninguno de los sistemas de indicación pública de precios (Carta o lista), sino mediante el uso exclusivo de un código QR.
  3. Los establecimientos que tienen implementado el sistema de indicación de precios mediante el uso de carta, no tendrían dispuesta al menos una carta antes del ingreso al establecimiento, como lo dispone la Circular Única de la Superintendencia.
  4. Los establecimientos visitados no están informando el precio de venta al público de manera correcta, esto es en las denominaciones del peso colombiano, como lo disponen las normas de protección al consumidor.
  5. Los lugares visitados en los que se utilizan cartas y herramientas tecnológicas, se evidenciaron algunas diferencias en los precios anunciados a través de los citados medios.

Por último, la Superintendencia socializa los resultados de las acciones descritas, con miras a buscar el cumplimiento íntegro de las obligaciones relacionadas con la información pública de precios para garantizar la protección a los consumidores.

Para mayor información acceder al documento que se acompaña.