En abril la actividad comercial se vio afectada por las lluvias que azotan a todo el territorio nacional. Sin embargo, el balance global es positivo. Un 46% de los empresarios consultados a través de nuestra encuesta mensual reportó aumento en sus cantidades físicas vendidas frente a las registradas en abril del año anterior, un 35% dijo que fueron muy similares y para el 19% disminuyeron. Vale la pena recordar que en abril del año pasado las ventas del comercio minorista del corte moderno crecieron 75% frente a las de igual mes del fatídico año 2020, cuando el país se encontraba en total confinamiento.  El crudo invierno hace que muchas personas sientan menos deseos de salir de compras y a vitrinear y ello lo percibieron gerentes de varios centros comerciales de vanguardia. Las ventas del cluster moda, que incluye vestuario, calzado, ropa deportiva y morrales, si bien cerraron en abril en terreno positivo, experimentaron cierto freno en su desempeño. La Semana Santa impulsó el consumo de gasolina y lubricantes y las ventas de lo que se denomina rancho y licores, aunque por el invierno, el consumo de refrescos se ha visto desfavorecido.

Haga click para ver el documento aquí