Así se desprende de los resultados de nuestra encuesta mensual. Para el 42% de los consultados las cantidades físicas vendidas fueron más altas que las registradas en febrero del año anterior, un 35% las consideró muy similares y para el 23% disminuyeron. Voceros de supermercados en grandes y pequeñas ciudades reportaron un aumento muy importante en lo corrido de este año de las ventas de productos de marca propia, cuyos precios por lo general son más económicos que los de las marcas premium. Este fenómeno, dicen, se registra en todos los estratos de la población y es un mecanismo de defensa de los consumidores ante el aumento de la inflación. El relativo buen comportamiento de las ventas en febrero creemos se explica en alto grado por la celebración por parte de almacenes de gran formato, de promociones especiales, jornadas de descuentos y “aniversarios”, así como por el impulso de la temporada escolar. En relación con las expectativas inmediatas, un 45% de las respuestas corresponde a quienes piensan que la situación mejorará, y un 16% se declara pesimista.

Haga click para ver el documento aquí