En Santa Marta, el sector empresarial formal se ha visto gravemente afectado por la pandemia. Un reciente sondeo realizado por Fenalco Santa Marta, revela que más del 60% de los empresarios han tenido pérdidas de más del 40% en los últimos 6 meses por los bajos niveles de ventas y el 45% han tenido que despedir personal porque no cuentan con músculo financiero para cubrir todos sus gastos de operación.

 “Sumado a las restricciones, los empresarios con claras disminuciones en sus ingresos, no cuentan con incentivos suficientes para operar con las condiciones que les exige el mercado y, por el contrario, deben continuar con el cumplimiento de pagos de cartera, impuestos, servicios y otras obligaciones”, manifestó Angélica Silva Franco, directora ejecutiva de Fenalco Santa Marta.

El Covid-19 ha generado unos altos costos sociales y económicos, en donde la mayoría de las actividades económicas están congeladas, comprometiendo la sostenibilidad de miles de familias. Los cambios en los patrones de consumo también causan incertidumbre en el desempeño económico futuro con evidentes consecuencias en la disminución del tejido empresarial formal y organizado.

“Actualmente por causa del Covid-19, enfrentamos una pandemia que desata crisis social, económica y sanitaria, con graves consecuencias en el bienestar y salud mental de la población. En el ámbito socioeconómico, la informalidad que caracteriza a países de América Latina y el Caribe, y en particular, sus altos niveles en el Distrito de Santa Marta (67% según el Dane en 2020), plantea un reto multidimensional que condiciona la reactivación económica y la generación de oportunidades para la reinserción laboral”, explicó Silva Franco.

Con la pandemia se está transformando la forma de accionar de las empresas, así como el trabajo de muchas personas, creando la necesidad de construir políticas y estrategias que, sin frenar el aparato productivo, permitan disminuir la curva de contagios y el número de fallecidos.

 “No obstante, los gobiernos y autoridades han considerado como mejor medida las cuarentenas estrictas y prolongadas, lo cual ha sido ampliamente debatido y cuestionado por expertos epidemiológicos y autoridades en salud como la Organización Mundial de la Salud (OMS). Desde esta perspectiva debemos encontrar una solución que permita una reactivación gradual, segura y controlada de la economía, conciliando los objetivos de minimizar la expansión del virus, y evitando la agudización de la pobreza y miseria que también cobran vidas”, indicó Silva.

Hizo énfasis en que se hace necesaria una evaluación constante de la efectividad de las medidas hasta ahora aplicadas acompañadas de un monitoreo periódico de la actividad económica, para implementar acciones que permitan minimizar los contagios y a su vez, incentivar la actividad económica.

 “En razón a lo anterior, desde Fenalco hacemos un llamado a la unión de esfuerzos, no solo institucionales sino también del mayor compromiso y conciencia social. Las empresas deben continuar con la aplicación de protocolos de bioseguridad, garantizando el distanciamiento social y las mejores condiciones en materia de salud e higiene tanto para clientes como para empleados. La sociedad por su parte, debe reforzar el cumplimiento de las medidas de autocuidado y de desinfección en sus hogares”, recalcó Silva Franco.

Las autoridades y gremios debemos trabajar articuladamente para encontrar soluciones hacia un equilibrio entre las restricciones y la garantía al acceso de medios de subsistencia de la población trabajadora y en situación de pobreza.

 “Finalmente, desde Fenalco estamos comprometidos con la reactivación económica y hacemos un llamado a la unión de esfuerzos con las autoridades, sector privado, instituciones, gremios y comunidad en general”, puntualizó la vocera gremial.

Fuente: Hoy Diario del Magdalena