Usted está aquí

Superindustria se pronuncia sobre facultad que tienen los consumidores de exigir el cambio o reintegro del precio por fallas reiteradas

La Delegatura de Asuntos Jurisdiccionales de la Superintendencia de Industria y Comercio, mediante la Sentencia No. 652 de 2019, decidió una acción de protección al consumidor en la que hizo especial énfasis en que el consumidor tiene la facultad de exigir el cambio del bien adquirido o el reintegro del precio pagado por fallas reiteradas en el producto.

Al respecto, la Entidad precisó que en el marco de la obligación de garantía, los consumidores tienen derecho a obtener la reparación totalmente gratuita del bien cuando se presente una falla y, en caso de repetirse, podrá obtener a sus elección una nueva reparación, la devolución total o parcial del precio pagado o el cambio del bien por otro de la misma especie, similares características o especificaciones técnicas.

Asimismo, cuando se trate de la prestación de servicios y exista un incumplimiento por parte del proveedor, el consumidor tiene derecho a exigir que se preste el servicio en las condiciones originalmente pactadas o en dado caso si se prefiere la devolución del precio pagado.

 

La Superintendencia recalcó que la obligación de garantía, en términos generales supone la existencia de una relación de consumo, en virtud de la cual un consumidor adquiere un bien o servicio a un productor y/o proveedor y dicho bien debe presentar uno o varios defectos o fallas de calidad, idoneidad o seguridad, durante el término de garantía para que surja la obligación de responder por parte del productor y/o proveedor.

 

Adicionalmente, es importante resaltar que es deber de los agentes de mercado respetar el derecho que tienen los consumidores, dentro de los cuales se encuentra el recibir productos de calidad, lo cual se traduce en la potestad del consumidor para exigir que el producto que recibe este de conformidad con las condiciones que corresponden a tres referentes básicos: i) la garantía legal que se encuentra definida en el artículo 7 del Estatuto del Consumidor (Ley 1480 de 2011), ii) las que se ofrezcan en la publicidad o en la información conforme a los artículos 23 y 29 del mencionado estatuto y, iii) las habituales del mercado.

 

Por último,  los productores, expendedores o proveedores deben asegurar que los bienes que ofrecen a los consumidores sean de calidad e idóneos y que los mismos resulten seguros para el usuario, salvo circunstancias eximentes de responsabilidad.