Usted está aquí

Consejo de Estado precisa noción de riqueza para efectos del impuesto al patrimonio

En días pasados el Consejo de Estado, mediante sentencia precisó la noción de riqueza para efectos de la aplicación del Impuesto al patrimonio.

 

En primer lugar, se entiende por riqueza el total del patrimonio líquido del obligado, excluyendo el valor patrimonial neto de las acciones y aportes poseídos en sociedades nacionales.

Del mismo modo, el supuesto que da lugar al nacimiento de la obligación tributaria es la posesión de un patrimonio líquido de $3.000.000.000 al 1 de enero de 2007, determinado en las condiciones aplicables al impuesto sobre la renta, por lo que se puede tomar como referente el registrado en la declaración de renta del año inmediatamente anterior, salvo que el contribuyente demuestre un patrimonio líquido diferente, por la existencia de transacciones relativas a activos y/o pasivos que no fueron declaradas y que afectaron el patrimonio.

Sin embargo, para los contribuyentes que no están obligados a llevar contabilidad, las operaciones constitutivas de pasivos se deben soportar con documentos de fecha cierta, en la forma prevista en el Estatuto Tributario.

En línea con lo anterior, el Alto Tribunal precisó que si bien la inexistencia o falta de requisitos del documento exigido a los no comerciantes implica la imposibilidad en el reconocimiento del pasivo, el Estatuto Tributario dispone que mediante prueba supletoria se puede establecer que las cantidades respectivas y sus rendimientos, fueron oportunamente declarados por el beneficiario, lo cual no se limita a la declaración tributaria del beneficiario, pues se debe demostrar que el crédito y sus intereses se registraron en dicha declaración, mediante pruebas adicionales que permitan constatar tal circunstancia.

Para mayor información acceder al documento que se acompaña.