Usted está aquí

SuperIndustria emite concepto sobre requisitos de autorizaciones para recolección de datos personales
Publicación
Viernes, Julio 13, 2018 - 11:43am

La Superintendencia de Industria y Comercio emitió concepto sobre los requisitos que deben reunir las autorizaciones para la recolección de datos personales, bajo el Régimen General de Protección de Datos Personales (Ley 1581 de 2012).

 

Al respecto, la entidad recalcó que el tratamiento de los datos personales de un titular sólo puede hacerse para los casos autorizados de manera previa y expresa por éste, cumpliendo con una finalidad legítima y destinada a realizar los fines exclusivos para los cuales fue entregada por el titular a cada uno de los responsables del tratamiento.

 

En consecuencia, cada responsable que pretenda realizar el tratamiento de datos personales de un titular debe contar con su autorización previa y expresa, de acuerdo a la finalidad específica que se requiera. Es decir, los responsables del tratamiento de los datos personales deben obtener la autorización por parte del titular a más tardar al momento de su recolección informándole la finalidad específica del tratamiento de los mismos, y debe utilizar mecanismos que garanticen su consulta posterior.

 

De esta manera, se entiende que el titular de la información ha dado su autorización para el tratamiento de los datos personales cuando: (i) sea por escrito; (ii) sea oral o (iii) mediante conductas inequívocas, es decir, aquellas que no admiten duda o equivocación, del titular que permitan concluir de forma razonable que otorgó la autorización. El silencio no puede asimilarse a una conducta inequívoca.

 

Así mismo, esta Superintendencia hizo especial énfasis en las imágenes fotográficas, entendidas como datos personales, pues permiten asociar a una persona natural determinada o determinable con las siguientes características: (i) están referidos a aspectos exclusivos y propios de una persona natural, ii) permiten identificar a la persona, en mayor o menor medida, gracias a la visión de conjunto que se logre con el mismo y con otros datos, iii) su propiedad reside exclusivamente en el titular del mismo, situación que no se altera por su obtención por parte de un tercero de manera lícita o ilícita y, iv) su tratamiento está sometido a reglas especiales en lo relativo a su captación, administración y divulgación.

 

Adicionalmente, recalcó que los responsables del tratamiento de los datos personales tienen la obligación de obtener la autorización por parte del titular al momento de su recolección informándole la finalidad específica del tratamiento, esto es, la recolección, el almacenamiento, la circulación, uso y/o supresión de los mismos a través de mecanismos que garanticen su consulta posterior.

 

Cabe resaltar que al solicitar la autorización por parte del titular de los datos personales se le debe informar: (i) el Tratamiento al cual serán sometidos sus datos personales y la finalidad del mismo, (ii) el carácter facultativo de la respuesta, cuando éstas versen sobre datos sensibles o sobre los datos de las niñas, niños y adolescentes, (iii) los derechos que le asisten como Titular, entre ellos, el de la supresión de sus datos y, (iv) la identificación, dirección física o electrónica y teléfono del Responsable del Tratamiento para que pueda ejercer sus derechos.

 

En conclusión, el tratamiento de los datos personales de un titular sólo puede hacerse para los casos autorizados de manera previa y expresa por éste, cumpliendo con una finalidad legítima y destinada a realizar los fines exclusivos para los cuales fue entregada por el titular al responsable del tratamiento.

 
Descargar Archivo (600.81 KB)