Usted está aquí

LOS ARBOLES IMPIDEN VER EL BOSQUE

Anif realiza periódicamente encuestas sobre la marcha de las pequeñas y medianas empresas, no sólo industriales sino de toda la gama sectorial, incluyendo al comercio. Y en todos los reportes se advierte que dichas organizaciones, que entre otras cosas representan más del 95% del tejido empresarial colombiano, conceptos como la prospectiva, la innovación, la planeación estratégica y la investigación de mercados escasean en su diccionario. Los pequeños y medianos empresarios se ocupan de atender problemas del día a día y poco o ningún tiempo dedican a pensar su negocio de cara al mediano y largo plazo. Muchas veces confunden sucesos de la coyuntura con cambios profundos en los hábitos del consumidor o en los canales de distribución. Recientemente, y en reuniones privadas, ejecutivos vinculados con el negocio del café se quejaron de que sus ventas en este año no han sido buenas. Creen que ha bajado el número de visitantes a centros comerciales en fines de semana y que ello ha afectado sensiblemente sus ventas, atribuyendo esa circunstancia al aumento del IVA. Sin embargo, cabe la posibilidad que la aparente disminución de tráfico de compradores en un determinado centro comercial se atribuya a la apertura de otro centro cerca y que por la novelería muchas personas opten por ir al nuevo, o que también la gente considere opciones alternativas de búsqueda de experiencias, como podría ser la televisión. Nosotros sostenemos, medio en serio y medio en broma, que una nueva competencia de los centros comerciales sería Netflix. Aunque los empresarios tengan interés en mirar más allá del hoy,  los compromisos, problemas y exigencias no dejan mirar más allá. En un reciente informe Anif destaca que por estar apagando incendios, las pymes colombianas no hacen planeación financiera, lo que las expone a cualquier cambio repentino en las condiciones de la economía. “Estar ocupado del corto plazo lo coge a uno desprevenido y le hace perder tiempo cuando aparecen las dificultades”, anota. Tampoco se hace mucho por diversificar productos y mercados. Cerca del 70% de las empresas localizadas en determinada ciudad o región concentra sus ventas en esa zona y no ha explorado oportunidades en el resto del país o en el exterior.