Usted está aquí

EL COMERCIO ELECTRÓNICO, ALIADO DE LA FORMALIZACION

Nuestro colega gremial mexicano, ANTAD-Asociación Nacional de Tiendas por Autoservicio y Departamentales-, promueve al comercio electrónico en su país. Con los ejecutivos de ANTAD hemos compartido experiencias sobre este tema y coincidimos con ellos en que el comercio electrónico contribuirá a impulsar la productividad y competitividad de las empresas. Aunque el comercio electrónico representa una muy baja proporción del PIB, menos del 0.5% en Colombia, es una herramienta que impulsará la formalización de la economía, ya que las ventas virtuales pertenecen al ámbito del comercio formal. Tanto en México como en Colombia en los últimos tres años el crecimiento de las compras en línea ha sido del 50% anual. En  nuestra opinión, el medio electrónico es vital como parte de una estrategia completa de desarrollo nacional, porque el futuro es el Big Data y en general la tecnología digital. Son tres los grandes retos que debe superar el comercio electrónico: la penetración de Internet entre la población, las bajas tasas de bancarización y la falta de confianza del consumidor en la seguridad para sus transacciones. Existe un cuarto obstáculo formidable para que la omnicanalidad despegue de una vez por todas: la tramitomanía y la falta de claridad en las normas regulatorias. Varias firmas de comercio electrónico han optado por manejar sus operaciones desde otro país, México, por ejemplo, debido a la complejidad normativa, tanto desde el punto de vista laboral como desde la óptica impositiva y contable. Si no se mejora el ámbito jurídico, las empresas  ubicarán sus casas matrices en otras latitudes. Aun así, el futuro es promisorio. Hoy por hoy, el 50% de los internautas colombianos ya ha comprado en línea, bien sea productos, viajes o  aplicaciones