Usted está aquí

¿HUBO “EFECTO FRANCISCO”?

Las ventas del comercio en agosto alcanzaron a estar en terreno positivo, según se desprende de nuestra encuesta mensual. En efecto, el 33% de los empresarios consultados consideró que sus volúmenes de ventas fueron más altos que los obtenidos en agosto del año pasado, para un 44% fueron muy similares y el 23% reportó disminución. Las ventas de víveres y abarrotes en general, tanto a nivel mayorista como detallista, habrían estado aceptables. Comerciantes consultados dijeron que el mejor desempeño de productos de aseo personal y aseo del hogar se explica porque los proveedores han hecho grandes esfuerzos por llegarle al consumidor final con presentaciones económicas, lo que ha movido un poco los consumos. En gaseosas volvió a popularizarse el envase retornable. En cambio, en renglones como calzado, confecciones, repuestos, combustibles, vehículos y motos, las ventas continúan aparcadas. Se notó un aumento en los pedidos hechos por el canal institucional, también llamado horeca (hoteles, restaurantes, cafeterías), lo que sugiere que se consolida la tendencia de los hogares urbanos de consumir cada vez más alimentos fuera del hogar. Administradores de algunos centros comerciales consultados nos comentaron que si bien la situación en materia de ventas sigue siendo “muy dura”, a los restaurantes ubicados en las plazas de comidas les fue bien en agosto. En cuanto a expectativas, éstas no mejoraron. Pensábamos que la visita del Papa Francisco podría animar el optimismo empresarial pero ello no fue muy evidente. Al parecer no hubo “Efecto Francisco” en el ambiente de los negocios. Tal vez, en los consumidores sí hubo efecto positivo en el estado de ánimo pero habrá que esperar el reporte de Fedesarrollo.