SIC explica reglas para efectuar un cotejo marcario

Biblioteca de Medios

La Superintendencia de industria y Comercio, mediante Sentencia  11001-03-24-000-2009-00053-00 del 15 de diciembre de 2016, recordó las causales y los elementos de irregistrabilidad conforme a los parámetros establecidos en la Decisión 486 del 2000 de la Comisión de la Comunidad Andina.

Para el alto tribunal, la causal de irregistrabilidad exige que se consideren probados dos requisitos: i) la semejanza determinante de error en el público consumidor, ii) la identidad o similitud entre los productos que se pretenden proteger con el signo, a punto de poder causar confusión en aquél. En todo caso, la entidad precisó que debe examinarse la totalidad de los elementos que integran a cada uno de ellos, sin descomponer, menos aún alterar su unidad fonética y gráfica, ya que debe evitarse por todos los medios la disección de las denominaciones comparadas, en sus diversos elementos integrantes.

En el examen de registrabilidad las marcas deben ser examinadas en forma sucesiva y no simultánea, de tal manera que en la comparación de los signos confrontados debe predominar el método de cotejo sucesivo, excluyendo el análisis simultáneo, en atención a que éste último no lo realiza el consumidor o usuario común.

A efectos de evaluar la similitud marcaria, es necesario considerar (i) la similitud ortográfica (coincidencia de letras en los segmentos a comparar), (ii) la similitud fonética (signos que al ser pronunciados tienen un sonido similar), y  (iii) la similitud ideológica (signos que evocan la misma o similar idea, que deriva del mismo contenido o parecido conceptual de los signos).


Reciban un cordial saludo,

DIRECCIÓN JURÍDICA

Fuente Noticia: 

DIRECCIÓN JURÍDICA

Biblioteca de Medios

La Superintendencia de industria y Comercio, mediante Sentencia  11001-03-24-000-2009-00053-00 del 15 de diciembre de 2016, recordó las causales y los elementos de irregistrabilidad conforme a los parámetros establecidos en la Decisión 486 del 2000 de la Comisión de la Comunidad Andina.

Para el alto tribunal, la causal de irregistrabilidad exige que se consideren probados dos requisitos: i) la semejanza determinante de error en el público consumidor, ii) la identidad o similitud entre los productos que se pretenden proteger con el signo, a punto de poder causar confusión en aquél. En todo caso, la entidad precisó que debe examinarse la totalidad de los elementos que integran a cada uno de ellos, sin descomponer, menos aún alterar su unidad fonética y gráfica, ya que debe evitarse por todos los medios la disección de las denominaciones comparadas, en sus diversos elementos integrantes.

En el examen de registrabilidad las marcas deben ser examinadas en forma sucesiva y no simultánea, de tal manera que en la comparación de los signos confrontados debe predominar el método de cotejo sucesivo, excluyendo el análisis simultáneo, en atención a que éste último no lo realiza el consumidor o usuario común.

A efectos de evaluar la similitud marcaria, es necesario considerar (i) la similitud ortográfica (coincidencia de letras en los segmentos a comparar), (ii) la similitud fonética (signos que al ser pronunciados tienen un sonido similar), y  (iii) la similitud ideológica (signos que evocan la misma o similar idea, que deriva del mismo contenido o parecido conceptual de los signos).


Reciban un cordial saludo,

DIRECCIÓN JURÍDICA

Fuente Noticia: 

DIRECCIÓN JURÍDICA

Biblioteca de Medios

Página de Interes