Colombianos están de ‘luna de miel’ con el consumo

Iván Morales no pensaba cambiar de carro aún, pero la curiosidad lo traicionó. Un domingo de marzo, de paseo por Unicentro, se puso a mirar los carros que exhibían en una de las plazoletas y se enamoró de una camioneta. Como quien no quiere la cosa pero le coquetea, se metió en la cabina del carro, indagó por sus prestaciones técnicas, por su precio, por su financiación...

El vendedor lo invitó a hacer una prueba de ruta y ahí fue Troya. Iván ya no quería bajarse de la camioneta. Con el carro que tenía apenas llevaba dos años, no había recorrido más de 40.000 kilómetros, no necesitaba cambiarlo aún, pero la tentación se le atravesó en el camino y ‘pecó’.

Crédito abierto al 1% con cuota baja a 72 meses. Pago del 50% ahora y 50% en un año. Entrega del auto ‘viejo’ en parte de pago. Bono de $500.000 para gasolina, en fin... todas las facilidades. Iván cambió de carro.
Como él, 79.000 colombianos han sucumbido a la tentación de comprar vehículo este año, una tendencia que ya se había advertido el año pasado, cuando la compra de vehículos automotores y motocicletas aumentó en un 48% frente al 2009.

Pero no sólo vehículos. Luz Adriana Ortiz, empleada de una compañía de la zona industrial de Yumbo, sacó la semana pasada su tarjeta de crédito para pagar los antojos de ropa y zapatos en los outlet de un centro comercial de Cali adonde había ido a ‘vitrinear’. Son compras que no hace sino a mitad y fin de año.
Jorge Balbuena ha hecho lo propio en los últimos mercados que compra en La 14. “Le estoy echando más al carrito”, dice, aludiendo al hecho de que está comprando más productos para el consumo quincenal en su hogar.

La gente está consumiendo más. Así no se proponga hacerlo, las facilidades del crédito y la liquidez que hay en el mercado estarían induciendo ese consumo, según los analistas. Incluso habría incidido el mejoramiento de la confianza de los ciudadanos en el país, de acuerdo a una encuesta de la Andi.

Rafael España, analista económico de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, señaló que el consumo de los colombianos durante el año pasado se aumentó en 12,8%. Pero con el 7,6% de incremento en las ventas durante el pasado mes de enero —de acuerdo a la encuesta por grupos de mercancías realizada por el gremio—, el consumo anualizado de los colombianos va en 13,14%.
Este auge de las compras de bienes y servicios por parte de los colombianos es más evidente en la adquisición de vehículos, que en el 2010 tuvo su mejor año en la historia de ese mercado y aumentó en un 48% frente al 2009.
Pero también se expresa en las compras de equipos para oficina y sobre todo computadores, juegos y aparatos tecnológicos, donde el consumo creció un 37% el año pasado.

España sostiene que este aumento se explica por un aspecto cultural ya que los colombianos están migrando hacia las nuevas tecnologías, utilizando más el computador, el internet y por supuesto el Ipot, el Ipad y el celular que son los nuevos modos de comunicación.

Otros bienes que los colombianos están comprando con asiduidad son muebles para el hogar y electrodomésticos donde el consumo subió a un 21%. Según los empresarios, la adquisición de pantallas planas, televisores LCD y teatros en casa jalonan este rubro.

El alto consumo que se está viendo actualmente es sólo una recuperación y estamos en esa parte alta de recuperación, pero eso no significa que haya propiamente un boomRafael España, analista económico de Fenalco.La compra de ropa y calzado no se queda atrás. Los comerciantes minoristas reportaron un crecimiento del 18,59% en las ventas de calzado y artículos de cuero, lo que resulta sintomático en un país como Colombia que sólo consume dos pares de zapatos por persona al año (90 millones de pares), frente a naciones como Italia donde el consumo per cápita es de cuatro pares.

En alimentos y bebidas no alcohólicas, lo mismo que en productos de aseo personal y aseo para el hogar se registran crecimientos de consumo cercanos al 3%. Tal vez los únicos sectores que registran guarismos negativos de consumo en el último año son los productos farmacéuticos y los licores y cigarrillos, de acuerdo al último estudio de Fenalco.

¿Hay ‘boom’ en el consumo?

Sin embargo, y pese a la reactivación que experimenta la economía nacional y los resultados de consumo de la gente, hay analistas escépticos frente a la posibilidad de que estemos viviendo un ‘boom’ del consumo en el país.

El economista Rafael España asegura que pese a los buenos resultados que tiene el comercio en los últimos meses y el años pasado no es que estemos viviendo precisamente un ‘boom’ del consumo. Eso es más bien “un reflejo de la dinámica de la economía y, en algunos casos, es la recuperación del tiempo perdido que, por ejemplo, en el caso de los carros fueron fatales las ventas del 2008 y 2009”.

En su criterio, “aunque en el sector automotor hubo un crecimiento de las ventas del 48% en el 2010, eso lo que significa es que simplemente se recuperó la tendencia que había hasta el 2007 y que había caído dramáticamente en los años 2008 y 2009”.

Puso de presente que sólo el 10% de los hogares colombianos tiene carro, por lo cual, así este año se vendan 300 unidades como algunos prevén, “eso no quiere decir que estemos en una especie de ‘orgía’ en el consumo de vehículos”.

Camilo Herrera, de la firma Raddar que hace investigaciones de mercado, está de acuerdo con que el aumento que se ve en el consumo durante los primeros meses de este año “es la continuación de una tendencia que viene desde el 2010 y que tiene que ver con un mejoramiento de las condiciones económicas del país”.

En tanto, Tulio Zuluaga, presidente de Asopartes, sí cree que a juzgar por las ventas de vehículos, “el consumo de los colombianos va bien, porque la economía va bien”, e incluso advierte que hay tanto crédito de consumo en el mercado que “existe el temor que eso pueda llevar a un recalentamiento de la economía”.

Zuluaga señala que hay más plata disponible porque los créditos de consumo están abiertos y el 70% de vehículos se compran con ellos; la gente va teniendo mejor poder adquisitivo, hay mucha inversión extranjera y las mismas empresas del Estado tienen buenos resultados y están trayendo dólares, lo cual le está dando más liquidez a la economía”.

Pero fue precisamente por ese exceso de liquidez del mercado que al Banco de la República le tocó intervenir dos veces la tasa de interés de los créditos y aumentar la tasa de usura para tratar de racionalizar el endeudamiento de la gente.

Rodrigo Velasco Lloreda, gerente regional de la Andi, explicó que esas decisiones del Emisor “son mensajes para la economía advirtiendo que no haya desborde en la demanda porque eso sería inflacionario”.

Velasco coincide con España en el sentido de que no se puede hablar de ‘boom’ del consumo, sino más bien de una “generación de confianza en el país que ha dinamizado la demanda interna”.

Fuente Noticia: 

El País

Iván Morales no pensaba cambiar de carro aún, pero la curiosidad lo traicionó. Un domingo de marzo, de paseo por Unicentro, se puso a mirar los carros que exhibían en una de las plazoletas y se enamoró de una camioneta. Como quien no quiere la cosa pero le coquetea, se metió en la cabina del carro, indagó por sus prestaciones técnicas, por su precio, por su financiación...

El vendedor lo invitó a hacer una prueba de ruta y ahí fue Troya. Iván ya no quería bajarse de la camioneta. Con el carro que tenía apenas llevaba dos años, no había recorrido más de 40.000 kilómetros, no necesitaba cambiarlo aún, pero la tentación se le atravesó en el camino y ‘pecó’.

Crédito abierto al 1% con cuota baja a 72 meses. Pago del 50% ahora y 50% en un año. Entrega del auto ‘viejo’ en parte de pago. Bono de $500.000 para gasolina, en fin... todas las facilidades. Iván cambió de carro.
Como él, 79.000 colombianos han sucumbido a la tentación de comprar vehículo este año, una tendencia que ya se había advertido el año pasado, cuando la compra de vehículos automotores y motocicletas aumentó en un 48% frente al 2009.

Pero no sólo vehículos. Luz Adriana Ortiz, empleada de una compañía de la zona industrial de Yumbo, sacó la semana pasada su tarjeta de crédito para pagar los antojos de ropa y zapatos en los outlet de un centro comercial de Cali adonde había ido a ‘vitrinear’. Son compras que no hace sino a mitad y fin de año.
Jorge Balbuena ha hecho lo propio en los últimos mercados que compra en La 14. “Le estoy echando más al carrito”, dice, aludiendo al hecho de que está comprando más productos para el consumo quincenal en su hogar.

La gente está consumiendo más. Así no se proponga hacerlo, las facilidades del crédito y la liquidez que hay en el mercado estarían induciendo ese consumo, según los analistas. Incluso habría incidido el mejoramiento de la confianza de los ciudadanos en el país, de acuerdo a una encuesta de la Andi.

Rafael España, analista económico de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, señaló que el consumo de los colombianos durante el año pasado se aumentó en 12,8%. Pero con el 7,6% de incremento en las ventas durante el pasado mes de enero —de acuerdo a la encuesta por grupos de mercancías realizada por el gremio—, el consumo anualizado de los colombianos va en 13,14%.
Este auge de las compras de bienes y servicios por parte de los colombianos es más evidente en la adquisición de vehículos, que en el 2010 tuvo su mejor año en la historia de ese mercado y aumentó en un 48% frente al 2009.
Pero también se expresa en las compras de equipos para oficina y sobre todo computadores, juegos y aparatos tecnológicos, donde el consumo creció un 37% el año pasado.

España sostiene que este aumento se explica por un aspecto cultural ya que los colombianos están migrando hacia las nuevas tecnologías, utilizando más el computador, el internet y por supuesto el Ipot, el Ipad y el celular que son los nuevos modos de comunicación.

Otros bienes que los colombianos están comprando con asiduidad son muebles para el hogar y electrodomésticos donde el consumo subió a un 21%. Según los empresarios, la adquisición de pantallas planas, televisores LCD y teatros en casa jalonan este rubro.

El alto consumo que se está viendo actualmente es sólo una recuperación y estamos en esa parte alta de recuperación, pero eso no significa que haya propiamente un boomRafael España, analista económico de Fenalco.La compra de ropa y calzado no se queda atrás. Los comerciantes minoristas reportaron un crecimiento del 18,59% en las ventas de calzado y artículos de cuero, lo que resulta sintomático en un país como Colombia que sólo consume dos pares de zapatos por persona al año (90 millones de pares), frente a naciones como Italia donde el consumo per cápita es de cuatro pares.

En alimentos y bebidas no alcohólicas, lo mismo que en productos de aseo personal y aseo para el hogar se registran crecimientos de consumo cercanos al 3%. Tal vez los únicos sectores que registran guarismos negativos de consumo en el último año son los productos farmacéuticos y los licores y cigarrillos, de acuerdo al último estudio de Fenalco.

¿Hay ‘boom’ en el consumo?

Sin embargo, y pese a la reactivación que experimenta la economía nacional y los resultados de consumo de la gente, hay analistas escépticos frente a la posibilidad de que estemos viviendo un ‘boom’ del consumo en el país.

El economista Rafael España asegura que pese a los buenos resultados que tiene el comercio en los últimos meses y el años pasado no es que estemos viviendo precisamente un ‘boom’ del consumo. Eso es más bien “un reflejo de la dinámica de la economía y, en algunos casos, es la recuperación del tiempo perdido que, por ejemplo, en el caso de los carros fueron fatales las ventas del 2008 y 2009”.

En su criterio, “aunque en el sector automotor hubo un crecimiento de las ventas del 48% en el 2010, eso lo que significa es que simplemente se recuperó la tendencia que había hasta el 2007 y que había caído dramáticamente en los años 2008 y 2009”.

Puso de presente que sólo el 10% de los hogares colombianos tiene carro, por lo cual, así este año se vendan 300 unidades como algunos prevén, “eso no quiere decir que estemos en una especie de ‘orgía’ en el consumo de vehículos”.

Camilo Herrera, de la firma Raddar que hace investigaciones de mercado, está de acuerdo con que el aumento que se ve en el consumo durante los primeros meses de este año “es la continuación de una tendencia que viene desde el 2010 y que tiene que ver con un mejoramiento de las condiciones económicas del país”.

En tanto, Tulio Zuluaga, presidente de Asopartes, sí cree que a juzgar por las ventas de vehículos, “el consumo de los colombianos va bien, porque la economía va bien”, e incluso advierte que hay tanto crédito de consumo en el mercado que “existe el temor que eso pueda llevar a un recalentamiento de la economía”.

Zuluaga señala que hay más plata disponible porque los créditos de consumo están abiertos y el 70% de vehículos se compran con ellos; la gente va teniendo mejor poder adquisitivo, hay mucha inversión extranjera y las mismas empresas del Estado tienen buenos resultados y están trayendo dólares, lo cual le está dando más liquidez a la economía”.

Pero fue precisamente por ese exceso de liquidez del mercado que al Banco de la República le tocó intervenir dos veces la tasa de interés de los créditos y aumentar la tasa de usura para tratar de racionalizar el endeudamiento de la gente.

Rodrigo Velasco Lloreda, gerente regional de la Andi, explicó que esas decisiones del Emisor “son mensajes para la economía advirtiendo que no haya desborde en la demanda porque eso sería inflacionario”.

Velasco coincide con España en el sentido de que no se puede hablar de ‘boom’ del consumo, sino más bien de una “generación de confianza en el país que ha dinamizado la demanda interna”.

Fuente Noticia: 

El País

Biblioteca de Medios

Página de Interes