Usted está aquí

Solapas principales

Bitácora Económica

Publicación en la que se examinan los resultados del comercio obtenidos mensualmente con información de alto interés para los empresarios.

FENALCO INFORMA

FENALCO INFORMA

Buscar Contenido
Cerrar Busqueda

Los centros comerciales en el mundo entero procuran hacerse a los votos monetarios de los consumidores. Pero ya no les basta con tener una buena oferta de locales ni extender sus horarios de atención ni tener parqueaderos. El consumidor cada día se vuelve más exigente y si no encuentra motivos muy poderosos para acudir al mall, preferIrá comprar por internet. Netflix se ha vuelto el competidor número uno de los centros comerciales en los estratos medios y altos de muchas ciudades pues los atrae a quedarse en la casa. De la China nos llega una noticia “bomba” que responde a la pregunta de cómo ir de compras toda la familia sin que nadie se aburra. Un centro comercial instaló cabinas con videojuegos para que los maridos se entretengan mientras las mujeres compran. Esta estrategia se compara a los centros comerciales que disponen de guarderías para dejar a los niños. En efecto, el centro comercial Global Harbour de Shanghái desde este mes de septiembre ahora, además de tiendas, restaurantes y hasta karaokes, cuenta con unas cabinas individuales en las que se puede encontrar un sillón, una pantalla y una videoconsola para disfrutar de los juegos más clásicos, para atraer a los nostálgicos. El anuncio dice: "Zona de descanso para maridos". Un vocero del mall explicó: "Nos dimos cuenta de que cuando las clientas van de compras, el hombre que las acompaña generalmente está muy aburrido. Así que decidimos proporcionarles un buen lugar para descansar y entretenerse". ¿Será que por estos lares la idea pegará? Probablemente. 

En el mundo económico la inversión en publicidad es un indicador del comportamiento de la economía. En general las empresas procuran aumentar el gasto en publicidad cuando cuentan con la confianza suficiente de que la economía irá bien. Los medios especializados en marketing informan que la mayor agencia de publicidad del mundo WPP recortó sus previsiones de ingresos para este año por la decisión de grandes grupos de alimentación como Unilever o Nestlé de reducir la inversión en publicidad. La inversión publicitaria de las empresas se ha convertido en un indicador indispensable para las perspectivas económicas. Y que la mayor empresa a nivel global tenga problemas no es buena noticia para el futuro. Cuando hay problemas, las empresas recortan gastos en primer lugar en marketing y publicidad. El 30% de los ingresos anuales del grupo WPP dependen del sector retail, pero los detallistas no viven su mejor momento. El comercio electrónico está cambiando los hábitos de compra de los clientes que están abandonando los espacios físicos para hacer sus compras por Internet y destinar más gasto a viajes y ocio. La entrada de Amazon a la venta virtual de productos de gran consumo ha fortalecido las marcas propias o blancas, en detrimento de marcas consideradas Premium. Como ocurre con el posicionamiento en Internet, la publicidad tendrá que buscar los caminos para llegar a los clientes. En Colombia, cifras de Asomedios sugieren que en el primer semestre la inversión publicitaria tradicional disminuyó más de un 10% en términos reales, con una caída más pronunciada en publicidad callejera. En radio el descenso ha sido menos fuerte.

Reseña la publicación virtual Notas Confidenciales, dirigida por el veterano periodista antioqueño J.E. Ríos que en el imaginario de los colombianos existe la creencia o la percepción acerca de la vagancia acostumbrada del Congreso cuyos parlamentarios cobran jugosas dietas y no se aplican juiciosamente al trabajo. Sin embargo, según el abogado y profesor de Eafit, David Suárez Tamayo, desde 1991 con la nueva Constitución, el Congreso aprobó 1.838 leyes ordinarias (cada una con cuatro debates) y 41 reformas constitucionales (ocho, cada una). En el último año el Congreso que va de salida aprobó 40 leyes, es decir unas cuatro por mes, entendiendo los tiempos de receso. En el fondo hay que comprender que Colombia está llena de leyes y las tiene para todo, pero lo malo es que no se cumplen ni se aplican. Existe lo que el abogado Suárez Tamayo denomina una “lujuria normativa”. Deplora que en estos años recientes todo el cerebro del legislativo se haya ido al monotema de la paz, descuidando discusiones sobre la administración de justicia, el problema carcelario, la corrupción, la crisis de la salud, el medio ambiente y la equidad y el manejo de la economía. En FENALCO no vemos al Estado facilitándole la vida a los empresarios con visión y creando las condiciones para permitir el surgimiento de esa “Nueva Economía” y de nuevos sectores con mayor potencial en los mercados externos. Los empresarios siguen viendo a los altos costos de la regulación como un obstáculo insuperable para el desarrollo de sus actividades. Es más, causa escozor saber que de acuerdo con el Índice de Competitividad Mundial de 2016 Colombia ocupa el puesto 124 entre 138 países en el renglón de los costos asociados al cumplimiento de trámites y normas.