Usted está aquí

Solapas principales

Bitácora Económica

Publicación en la que se examinan los resultados del comercio obtenidos mensualmente con información de alto interés para los empresarios.

FENALCO INFORMA

FENALCO INFORMA

Buscar Contenido
Cerrar Busqueda

Las ventas del comercio en agosto alcanzaron a estar en terreno positivo, según se desprende de nuestra encuesta mensual. En efecto, el 33% de los empresarios consultados consideró que sus volúmenes de ventas fueron más altos que los obtenidos en agosto del año pasado, para un 44% fueron muy similares y el 23% reportó disminución. Las ventas de víveres y abarrotes en general, tanto a nivel mayorista como detallista, habrían estado aceptables. Comerciantes consultados dijeron que el mejor desempeño de productos de aseo personal y aseo del hogar se explica porque los proveedores han hecho grandes esfuerzos por llegarle al consumidor final con presentaciones económicas, lo que ha movido un poco los consumos. En gaseosas volvió a popularizarse el envase retornable. En cambio, en renglones como calzado, confecciones, repuestos, combustibles, vehículos y motos, las ventas continúan aparcadas. Se notó un aumento en los pedidos hechos por el canal institucional, también llamado horeca (hoteles, restaurantes, cafeterías), lo que sugiere que se consolida la tendencia de los hogares urbanos de consumir cada vez más alimentos fuera del hogar. Administradores de algunos centros comerciales consultados nos comentaron que si bien la situación en materia de ventas sigue siendo “muy dura”, a los restaurantes ubicados en las plazas de comidas les fue bien en agosto. En cuanto a expectativas, éstas no mejoraron. Pensábamos que la visita del Papa Francisco podría animar el optimismo empresarial pero ello no fue muy evidente. Al parecer no hubo “Efecto Francisco” en el ambiente de los negocios. Tal vez, en los consumidores sí hubo efecto positivo en el estado de ánimo pero habrá que esperar el reporte de Fedesarrollo.

En Marzo de 2017 la agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings revisó la perspectiva de calificación de Colombia BBB de negativo a estable. Este cambio estuvo ligado a la reducción del déficit de cuenta corriente, reducción de incertidumbres en torno a la senda de consolidación fiscal y la convergencia de la inflación al objetivo del banco central. Los eventos que podrían conducir a un cambio de calificación a positiva son: Reducción de vulnerabilidades externas del país, mejores perspectivas de crecimiento y mejorar el déficit fiscal y lo que podría conducir a un cambio de calificación a negativa sería la reaparición de desequilibrios externos, bajo crecimiento durante un periodo persistente y no reducción del déficit fiscal. Seis meses después el escenario más adverso tiene que ver con el pobre crecimiento de la economía. Es claro que la economía no alcanzará a crecer al 2% como lo afirma el Ministerio de Hacienda, ni mucho menos el 2.3% que proyecta el documento Marco Fiscal de Mediano y Largo Plazo publicado en junio. En cambio, es positiva la  corrección del déficit de cuenta corriente como porcentaje del PIB y seguramente se cumplirá la meta del 3.6%.  

Igualmente, el descenso de la inflación ha sorprendido favorablemente ubicándose en un nivel muy cercano al rango meta, después de haber alcanzado 8.9% en julio de 2016.  FENALCO insiste en que una de las prioridades de la política económica en la actual coyuntura, si no la primera, es la reactivación. Han sido muy tímidas, y algo tardías las acciones que se han tomado últimamente, por parte del gobierno, para estimular el consumo y la inversión.

Tanques de pensamiento e institutos de prospectiva norteamericanos alertan sobre el cambio tan tenaz que se avecina en el mundo de los negocios, especialmente el automotriz y su cadena de valor. He aquí diez de los cambios que ya comienzan a percibirse y que valdría la pena que nuestros estrategas tengan ahí en el radar. El listado lo hizo el profesor Tony Seba, de la Universidad de Stanford:

El 95% de la gente dejará de comprar automóviles en 2030: las millas de pasajeros viajadas en EE UU serán atendidas por flotas, no por individuos. 2. La mayoría de los vehículos serán hechos de acero reciclado, como resultado de lo cual las compañías de mineral se irán hacia abajo. 3. La gran deuda del sector siderúrgico no podrá ser devuelta a los bancos. 4. Los carros eléctricos, con alrededor de 18 piezas móviles en comparación con 10.000 para la variedad de gasolina, aceleraría la muerte de la industria de los repuestos. 5. La desaparición de la industria de los componentes automotrices afectará al sector siderúrgico mundial de las aleaciones (incluido el mineral y las ferroaleaciones). 6. Los vehículos eléctricos vendrán con garantía ilimitada, lo que significa que después de comprar una vez un vehículo, no tendría que comprar otro. 7. Las economías basadas en el petróleo (Arabia Saudita, Irán, Iraq, Rusia, Nigeria, etc.) entrarán en crisis. 8. Las compañías de lubricantes automotrices ricas en efectivo descubrirán que no hay nada que lubricar realmente. 9. La energía renovable dará inicio a una caída en el precio del carbón en el largo plazo. 10. Los gigantes del carbón, que emplean a miles de personas, se declararán en bancarrota. Agreguemos que, como se muestra en el cuadro, más de la mitad de las exportaciones colombianas está representada por el carbón y el petróleo. ¡Urge desarrollar nuevas fuentes de divisas que reemplacen a los minerales energéticos!

  •  
  • 1 de 61
  • >>